TIPOS DE CASAS ECOLÓGICAS

Hoy en día, es frecuente leer diferentes definiciones sobre las casas ecológicas, en función de la combinación de los materiales con los que se construyen. Por este motivo, procedemos a aclarar y definir concretamente lo que consideramos una vivienda de carácter ecológica y a enumerar sus tipos, basados en tres materiales, madera, ladrillo y hormigón, cuyas características velan por el respeto hacia el entorno natural y promueven el bienestar de las personas.

 

¿Qué entendemos como casa ecológica?

 

Entendemos como casa ecológica aquella vivienda que aprovecha los recursos naturales del sol y de la tierra y que, además, respeta el entorno natural tanto durante su construcción como después de la misma. Dicho de otra forma, se trata de una casa con un diseño bioclimático, lo que supone aprovechar las energías que provienen del sol para calentar la casa o las corrientes generadas por el aire para enfriarla o ventilarla. En este sentido, el diseño bioclimático se puede definir por las siguientes características:

 

– Tiene un mayor grosor de aislamiento que el de las viviendas convencionales.

– Capta de forma óptima la radiación solar, especialmente si la construcción tiene una orientación hacia el sur, ya que almacena este calor a través de materiales con inercia térmica, es decir, aquellos que son capaces de retener el calor durante el día y de liberarlo por la noche cuando la temperatura ambiental pasa a ser más baja.

– Genera ventilaciones cruzadas como método de ventilación general de la casa. En este sentido, mediante el uso de patios interiores, se puede lograr airear todas las habitaciones de la vivienda.

 

Cuando hablamos de una casa ecológica, nos referimos en gran parte a una casa respetuosa con el medioambiente y esto implica que su construcción esté basada en una serie de materiales que dejen la menor huella ecológica posible en el entorno medioambiental. Dichos materiales deben ser, por un lado, naturales y reciclables o reciclados y, por otro lado, deben requerir de pocas fuentes de energía durante los procesos de producción y de transporte.

 

Asimismo, no solo deben ser materiales respetuosos con el medioambiente, sino también con la salud del ser humano. En este sentido, y para lograr un bienestar completo en la vivienda, será muy importante que dichos materiales no contengan ni elementos químicos ni tóxicos, para no alterar los campos magnéticos dentro de la propia casa y, de esta forma, lograr un ambiente interior óptimo.

 

¿Cuáles son los tipos de casas ecológicas?

 

A continuación, detallamos en profundidad los distintos tipos de casas ecológicas, cuyos materiales básicos pueden ser tres: madera, ladrillo y hormigón. Si bien es verdad que una casa ecológica se puede construir con muchos materiales, no todos ellos cumplen con los requisitos mencionados con anterioridad.

 

  1. Casa de madera

 

La madera es el material ecológico por excelencia, debido a su versatilidad y a su aportación de calidez a la vivienda. Sin embargo, una de las grandes ventajas de la madera es el hecho de que tiene una alta capacidad higroscópica y, por lo tanto, contribuye a mantener y regular la humedad del interior en un 50% del total. Además, la madera cuenta también con una capacidad aislante bastante buena, aunque es recomendable combinarla con un tipo de aislamiento térmico para lograr el bienestar completo.

 

Entre los sistemas de bioconstrucción posibles en base a la madera, podemos destacar tres opciones:

1A) Madera maciza

1B) Entramado de madera maciza

1C) Cerco ligero de madera

 

  1. Casa de ladrillo

 

Debemos tener en cuenta que hay decenas de tipos distintos de ladrillos y que, a su vez, cada uno de ellos tiene unas características especiales y diferentes a las demás. Por ello, desde el punto de vista de la bioconstrucción, es más recomendable usar el ladrillo de barro sin cocer ya que, si es cocido, requiere una gran cantidad de energía, lo que implicaría un mayor impacto en el entorno natural.

 

La construcción con ladrillos, por lo general, necesita de un mayor grosor en la fachada y en las paredes interiores en comparación con los sistemas de construcción ligeros de madera. Debido a esto, en este caso, la superficie útil total de la futura casa se vería reducida con respecto a la misma superficie elaborada por otros materiales.

 

Por lo tanto, las alternativas a los sistemas constructivos de ladrillo para una casa ecológica son:

2A) Muros de ladrillo calcáreo

2B) Fábrica de bloques de hormigón celular

2C) Pared de piedra natural

2D) Construcción con barro

 

  1. Casa de hormigón

 

El hormigón es un material artificial fabricado a partir del cemento, de los áridos, del agua y, en la mayoría de casos, de una serie de aditivos para modificar alguna de sus características añadidas. No es un material que cumpla con todos los requisitos de la bioconstrucción; sin embargo, debemos tenerlo en cuenta por motivos económicos cuando el presupuesto del proyecto a ejecutar es ajustado.

 

En el caso de la construcción de una casa ecológica, es necesario resaltar la aplicación de los bloques de hormigón ya que, además de ofrecer más rapidez en la instalación de la obra, aseguran un respeto mayor para con el entorno natural en comparación con el tan usado hormigón armado. Sin embargo, también es cierto que el ambiente que genera una construcción de hormigón con respecto a una vivienda de otros materiales es de peor calidad en lo que se refiere a la humedad, a la temperatura superficial del material y, por último, a la conductividad térmica.

 

Cuando se construye en base a bloques de hormigón, es necesario tener en cuenta la regulación que controla los parámetros de la humedad en la construcción. En este sentido, se debe colocar lo más seco posible ya que tarda un tiempo muy extenso en evaporar todo el agua que absorbe y esto puede disminuir la calidad interior de la futura vivienda.

 

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados