TIPOS DE AZULEJOS Y VENTAJAS DE UTILIZARLOS EN TU HOGAR

La palabra “azulejo” proviene del árabe y su significado es, literalmente, piedra pulida. Hay distintas variedades de azulejos; desde lisos a texturizados y desde monocromáticos a policromáticos. En este sentido, a la hora de escoger el tipo de revestimiento más apropiado para la pared o el suelo, es fundamental conocer las características de los tipos de azulejos en función de su composición y de sus usos concretos.

¿Cuáles son los tipos de azulejos?

 Para empezar, es importante resaltar que los azulejos cuentan con una base material formada por unas partículas finas y homogéneas de cerámica mayólica y sus tonalidades pueden estar entre el blanco o grisáceo, el amarillento o, incluso, el rojizo. Asimismo, en la cara vista, se pueden apreciar todo tipo de recubrimientos con distintos esmaltes: monocolor, multicolor, marmoleado o con estampados de decoraciones florales o geométricas. En cuanto a la tipología de azulejos, podemos claramente distinguir entre dos tipos.

  1. Según su forma:

En cuanto a las piezas, se fabrican azulejos con formas cuadradas, rectangulares, hexagonales u octogonales. Las dos primeras formas, cuadrada y rectangular, son las más comunes por ofrecer una mayor facilidad en la posterior instalación; mientras que las dos últimas, hexagonal y octogonales, son formas de una producción más limitada, aunque aportan una singularidad única en el recubrimiento  de los alicatados de las paredes y los suelos. Además, para complementar los azulejos de las cocinas o los baños, se suelen emplear cenefas decorativas, ya sean lisas o con relieve, que se fabrican como piezas añadidas de remate.

  1. Según su fabricación:
  • Mármol: Los azulejos de mármol están formados por una o varias piezas, que facilitan su instalación en los recubrimientos de mosaicos cortados en distintas medidas. El mármol ofrece un gran número de posibilidades decorativas a través de las diferentes tonalidades, acabados o pulidos en el revestimiento de paredes, suelos y platos de ducha, entre otros usos. Las piezas básicas se pueden encontrar en numerosas medidas y se pueden complementar con todo tipo de superficies y piezas especiales.
  • Barro cocido o terracota: La base de las baldosas de barro cuenta con una apariencia poco homogénea, por lo que, es frecuente que adquieran incrustaciones y poros, con aristas poco uniformes y medidas desiguales (las piezas no son absolutamente idénticas). Todo ello implica que su aspecto tenga características especiales y únicas. La aplicación más habitual de los azulejos de este material es la decoración de un estilo rústico, tanto para exterior como para interior, que genera un halo de antigüedad en el espacio situado.
  • Pizarra natural: Los azulejos basados en pizarra natural, al igual que ocurre con aquellos elaborados en mármol, son piezas labradas de forma manual; por lo tanto, pueden variar en su tonalidad y textura al ser, la pizarra, un material con distintas capas y fracturas. Su aplicación más común reside en el diseño de las cocinas, los cuartos de baños o los murales situados en diferentes lugares.
  • Vidrio: Son azulejos fabricados con piezas de vidrio prensado utilizados en el recubrimiento de zonas con humedades o próximas al agua, como pueden ser los azulejos del baño, de la cocina o de las saunas. Este material presenta las propiedades que caracterizan al vidrio, es decir, durabilidad e impermeabilidad; por lo tanto, el vidrio se convierte en el material adecuado para el recubrimientos de los espacios en continuo contacto con la limpieza acuática, como son las piscinas o los spas.
  • Acero inoxidable: Los azulejos hechos con acero tienen, como es habitual, una base de cerámica que, además, aparece acompañada por una cara vista fabricada con una placa de acero inoxidable. Este tipo de azulejos es característico por ser impermeable y presenta una numerosa cantidad de medidas, colores y acabados, con dos formas principales: las cuadradas o las rectangulares. Sus usos más frecuentes se asocian a los espacios interiores, donde es posible jugar con la creatividad y la originalidad de las baldosas de una vivienda.

¿Cuáles son las ventajas de usarlos en el hogar?

El uso de los azulejos en el hogar está directamente relacionado con el revestimiento en las estructuras, mediante motivos decorativos o geométricos, situados en paredes, jardines y pavimentos, entre otros lugares. Por lo tanto, gracias a la impermeabilidad de los azulejos, son un recurso ideal para utilizar en las zonas húmedas de las viviendas u otros edificios. Además, las porosidades cambian, en función del lugar donde se ubiquen los azulejos, ya que los de suelo no tendrán las mismas porosidades que los de un cuarto de baño o una pared.

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados

Déjanos un comentario