Tipos de aislamientos en la construcción

en la categoría Blog, noticias del sector

El confort ya sea de una vivienda, una oficina o un local comercial empieza y radica en los materiales empleados para conseguir unos buenos aislamientos que permitan desarrollar nuestra vida de manera satisfactoria y feliz.

Dada su importancia, recogemos en nuestro blog todas las variedades que existen y sus utilidades.

Conocerás en este post los materiales más adecuados por sus propiedades según las necesidades que tengamos: si queremos aislar el frío o el calor, así como el sonido o la electricidad…

Comenzamos definiendo los principales aislamientos que necesitamos para que nuestra vivienda o nuestro lugar de trabajo sea ideal para vivir y/o desarrollar nuestra actividad diaria.

Los principales tipos de aislamientos son los siguientes:

Aislamiento térmico

Su principal objetivo es evitar la pérdida de calor en invierno, evitando que pase el frío, aislando a su vez a la vivienda de las altas temperaturas en verano.

El aislamiento se consigue incorporando materiales aislantes en muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos. Los materiales utilizados deben ser porosos o fibrosos, capaces de inmovilizar el aire seco y confinarlo en el interior de celdillas más o menos estancas.

Un mal aislamiento es un problema bastante común y que dificulta alcanzar el confort que se quiere en la vivienda, aun cuando nuestras instalaciones son eficientes desde el punto de vista energético y técnico.

Aislamiento acústico

El aislamiento del sonido o acústico tiene la capacidad mediante el empleo de los materiales adecuados de atenuar los ruidos en un determinado espacio, impidiendo que el sonido penetre o salga de él.

Podemos identificar dos tipos de aislamiento referentes a la transmisión de ruido aéreo y a la transmisión por ruido de impacto. Es importante tener en cuenta que el eslabón más débil de la construcción tiene un gran impacto en el aislamiento acústico total. Es, por ejemplo, muy importante evitar fugas en elementos de construcción.

Aislamiento hidrófugo

La función principal del aislamiento hidrófugo es actuar como una barrera contra la humedad para evitar su ingreso o filtración por los distintos elementos constitutivos de un edificio, incluyendo cimentaciones, cerramientos exteriores, cubiertas, ventanas y puertas.

Es fundamental utilizar los materiales más adecuados para aislar de la humedad a la vivienda por los grandes deterioros que puede ocasionar en ésta.

Aislamiento eléctrico

El aislamiento eléctrico tiene como fin impedir el paso de la corriente.
Los materiales para el aislamiento eléctrico sirven para impedir el contacto entre las diferentes partes conductoras (aislamiento de la instalación) y proteger a las personas frente a las tensiones eléctricas (aislamiento protector).

Aislamiento ígneo

Se conoce como asilamiento ígneo a los sistemas diversos de aislamientos y protección contra las llamas, para diferentes estructuras, diferentes situaciones y materiales de construcción.

Cuando hablamos de la eficiencia de una vivienda el aislamiento es sin duda uno de los factores más relevantes, siendo muy diversos los materiales que se pueden emplear.

Existen en el mercado infinidad de soluciones para los tipos de aislamientos, pero unas son más adecuadas que otras, según el objetivo final que queramos llevar a cabo.

A continuación, realizamos una descripción de los principales materiales que se utilizan para estos aislamientos:

  • Espuma de poliuretano: se comportan muy bien ante calor, ruido o humedad. Se suele aplicar de dos formas distintas: proyectado a través de un sistema de pulverización simultáneo de dos componentes sobre una superficie llamada sustrato o por colada, en la que se inyectan los dos componentes y se mezclan por batido para introducirlos en las cavidades para que el producto se expanda. Sin duda, además de ser uno de los mejores materiales con comportamiento aislante, si se combina con diferentes aditivos se pueden conseguir excelentes resultados para aislar el sonido o el fuego.
  • Lanas minerales: son productos aislantes que están formados por filamentos entrelazados de materiales pétreos, arena silícea o roca basáltica, y forman un fieltro que mantiene aire en su interior. Poseen una gran ligereza y presentan una muy buena protección al calor, ruido y fuego. Además reaccionan muy bien frente al ruido por su naturaleza elástica, que es capaz de disipar la energía de las ondas sonoras e impiden que se transmitan.
  • Poliestireno extruido: también llamado XPS. Se presenta en forma de espuma rígida, aislante y con un carácter termoplástico con una estructura celular cerrada. Se comporta muy bien como aislante térmico y se puede utilizar en ambientes húmedos o incluso inundados, por lo que es una magnífica solución. También tiene un buen nivel de resistencia a ciclos de hielo y deshielo, por lo que sirve muy bien para climas fríos en los que vemos heladas con frecuencia.
  • Placas de yeso laminado: se usan en ocasiones como material aislante, pero desde un punto de vista térmico casi siempre trabajan combinados con otros, como lanas minerales o espumas, de forma que alcancen así los niveles deseados.

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web .

Artículos relacionados