¿QUÉ PAPEL JUEGAN LAS PUERTAS CORTAFUEGO EN EL PROYECTO ARQUITECTÓNICO?

Las puertas cortafuego representan un elemento clave, incluso un elemento de carácter obligatorio, dentro de un proyecto arquitectónico. Para los edificios que cuenten con más de cuatro pisos de altura, el uso de estas puertas será obligado. Por lo general, las puertas cortafuego tendrán que estar ubicadas en el área de las escaleras y contar con una anchura lo suficientemente amplia para permitir como mínimo el acceso de una silla de ruedas.

 

¿Qué son las puertas cortafuego?

 

Las puertas cortafuego se pueden definir como puertas resistentes al fuego que evitan la propagación de las llamas a través de los pisos o de los espacios habitables de un edificio, permitiendo la controlada evacuación con total seguridad en el caso de que ocurra un incendio.

 

Las puertas cortafuego habitualmente están formadas por una o por dos hojas y están compuestas de una combinación de distintos materiales, como fibra cerámica y como acero. Sus herrajes incluyen una serie de mecanismos de cierre y un modo de bloqueo automático. Para garantizar una protección efectiva y adecuada, todos los componentes, entre los que destacan las cerraduras y las bisagras, deberán cumplir con los requisitos técnicos anti-incendios de cada país.

 

En resumen, una puerta se considera resistente al fuego cuando cumple con estas características:

  • Es estable al fuego
  • Detiene a las llamas
  • Retiene a los humos
  • Es aislante térmica

 

¿Con qué materiales se fabrican?

 

Las puertas cortafuego pueden ser de metal, de madera o de vidrio. Por una parte, las puertas de metal son las más eficaces. Están normalmente formadas por chapas de acero y lana de roca en su interior y pueden ser de una o de dos hojas. En cuanto a su sistema de apertura, se fabrican de carácter abatible, corredera, elevada, pivotante o moldeable. Por otra parte, las puertas de vidrio son menos eficaces, pero disponen de una mejor apariencia y suelen ser instaladas en edificios singulares.

 

Con respecto a la apariencia, estarán permitidos todos los diseños estéticos, siempre y cuando cumplan con las normativas oficiales. En algunos casos, incluso, será posible revestirlas e incorporarlas en el diseño arquitectónico sin modificar el patrón uniforme del resto de la edificación.

 

¿Dónde deben ubicarse?

 

En la mayoría de los países del mundo, el empleo de las puertas cortafuego es de carácter obligatorio para los edificios de más de cuatro pisos de altura. Generalmente, las puertas se diseñan y se construyen en la zona de las escaleras, incluyendo dos puertas cortafuegos y un espacio lo suficientemente ancho como para permitir el acceso y el paso de una silla de ruedas. En definitiva, el objetivo principal de su ubicación es mantener la seguridad de las personas que se encuentran ubicadas en el edificio hasta la llegada del servicio de rescate.

 

El uso de puertas cortafuego está especialmente indicado en lugares con un alto flujo de personas, como teatros, centros comerciales, aeropuertos, colegios, construcciones corporativas o residencias. También deben instalarse en ubicaciones de paso restringido, en pasarelas, en entradas de oficinas, en áreas de refugio y en acceso a recintos de protección o transformación de energía eléctrica.

 

¿Qué normativa deben cumplir?

 

Actualmente, para evaluar si una puerta es realmente resistente al fuego existen dos normas de ensayo y tres criterios de clasificación, los cuales detallamos a continuación en el siguiente listado:

 

  • Estabilidad mecánica: Estable al fuego durante un tiempo determinado (30-60-90 minutos)
  • Estanqueidad: Aislante de las llamas durante un tiempo determinado (30-60-90 minutos)
  • Aislamiento: Impedimento para pasar o generar humos durante un tiempo (30-60-90 minutos)

 

Los criterios de clasificación corresponden a la capacidad de impedir el paso o generar humos y gases en el interior del edificio durante un tiempo determinado. Dichos criterios son importantes porque la mayor parte de las muertes provocadas por un incendio se deben a las asfixias ocasionadas por los humos y los gases situados en el edificio.

 

¿Qué otros elementos se deben considerar?

 

Para garantizar, en caso de peligro, la plena efectividad del sistema de las puertas cortafuego son necesarios, además de las propias puertas, un conjunto de medidas añadidas:

 

  • Barandilla continua: Instalada a la altura establecida por la normativa y fijada a la pared.
  • Luces de emergencia: Claves para guiar a las personas por la salida de emergencia.
  • Señalización foto-luminiscente: Pegatina luminosa en la oscuridad que indica la dirección.
  • Extintores de varios tipos:

– Agua: Indicado para materiales sólidos como la madera, el plástico o la tela.

– Polvo químico: Pensado para líquidos inflamables como la gasolina, el alcohol o el aceite.

– CO2: Adecuado para instalaciones eléctricas, como los motores, las bombas o los generadores.

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados