¿QUÉ ES LA NEUROARQUITECTURA?

La neuroarquitectura es una disciplina que estudia cómo el entorno físico puede llegar a modificar nuestro cerebro y, por consiguiente, nuestro comportamiento y pretende crear espacios enfocados en el bienestar de las personas. Dicha disciplina busca durante todo su proceso de creación construir edificios que favorezcan la productividad, reduzcan el estrés y aseguren la calidad de vida de los  habitantes presentes en los mismos.

Definición del concepto

Se trata de una rama de la arquitectura en la cual interviene un equipo formado por arquitectos y neurocientíficos que trabajan de la mano para cumplir un objetivo común: El diseño de una serie de construcciones teniendo en cuenta el bienestar de sus habitantes en base al estudio del funcionamiento del cerebro humano. Factores como la ubicación de las ventanas, los ángulos de las paredes, la disposición del mobiliario, la elección de los colores y las texturas de las habitaciones o la presencia de espacios abiertos afectan a la sensación percibida por nuestro cerebro.

Elementos que favorecen al bienestar

Antes de comenzar a detallar dichos elementos, resulta necesario aclarar que la rama de la neuroarquitectura no tiene como objetivo fundamental la elaboración de una clasificación entre los edificios que inspiran calma y los edificios que producen ansiedad. A diferencia de lo que se pueda pensar, esta rama de la arquitectura maneja conceptos como la proyección y la entrada de luz o la altura de los techos de un edificio, teniendo en cuenta los elementos arquitectónicos que influyen en nuestro cerebro y promueven la productividad, la creatividad y el bienestar de las personas que habitan en el mismo. Por lo tanto, los factores de un espacio interior que influyen en el bienestar son:

1) La forma del espacio:

Los diseños arquitectónicos formados por ángulos marcados o esquinas punzantes pueden implicar posteriormente la aparición de estrés, mientras que las zonas con formas rectangulares pueden producir una menor sensación de espacio cerrado que los diseños de planta cuadrados.

2) La iluminación del interior:

Una luz artificial inapropiada obliga a nuestro cerebro a emplear mucha más concentración y atención en una tarea determinada, lo cual acaba disminuyendo de forma notable la productividad alcanzada.

3) La altura de los techos:

Los techos altos resultan ser apropiados para llevar a cabo actividades creativas y artísticas, mientras que, por el contrario, los techos bajos facilitan el trabajo realizado de forma cotidiana y rutinaria.

4) Los colores de las paredes:

Los colores condicionan el estado de ánimo y, por ende, las actitudes y las decisiones que pueden llegar a tomar las personas que habitan en el edificio. Según los estudiosos de la neuroarquitectura, por lo general, los colores verdes reducen el ritmo cardíaco del corazón, mientras que los tonos rojos estimulan los procesos cognitivos del cerebro.

5) El contacto con la naturaleza:

Contar con espacios abiertos al exterior y estar ubicado en un lugar próximo a una zona de naturaleza son factores relevantes para lograr el bienestar de las personas que se encuentran en el edificio. En este sentido, el contacto con la naturaleza puede beneficiar al funcionamiento de nuestro cerebro porque le permite desconectarse y recargarse.

6) Un extra de dopamina:

Está científicamente demostrado que cuando una persona activa la zona del córtex auditivo escuchando música de su gusto personal, ello genera una cantidad extra de dopamina, una hormona que mejora la capacidad de concentración en el trabajo.

Bases de la neuroarquitectura

Esta rama de la investigación científica está basada en el hecho de que los humanos pasamos más de un 90% de nuestro tiempo en el interior de un edificio. Teniendo en cuenta que el entorno puede llegar a influir de manera considerable en el cerebro, como se ha desarrollado anteriormente, este dato por sí mismo sirve de demostración para valorar la enorme relevancia de construir edificios adaptados a las personas. Es necesario edificar lugares saludables para crear finalmente un pequeño estado de bienestar. La neuroarquitectura se enfoca tanto en aspectos estéticos como en aspectos simbólicos.

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados

Déjanos un comentario