LEAN CONSTRUCTION Y LA PLANIFICACIÓN COLABORATIVA

Llevar a cabo un proceso de construcción requiere de una planificación previa que aúna a un proyecto y a un equipo de trabajo en torno en unos límites de tiempo y espacio. Sin embargo, no siempre se cumplen dichos límites ya que existen factores variables que pueden afectar al proceso citado y suponer un desequilibrio temporal y/o económico en la planificación prevista. Por este motivo, la Planificación Colaborativa busca eliminar o reducir todos los gastos o procesos innecesarios que no solo no aporten un valor añadido al proyecto en cuestión, sino que lo haga ser más costoso o lo haga estar fuera de la fecha de entrega al cliente final.

 

Orígenes de Lean Construction

 

Los orígenes de Lean Construction se remontan al estudio de Lauri Koskela (1992), Investigador y Doctor en Gestión Industrial, cuyo análisis resalta una nueva filosofía de carácter profesional donde el objetivo principal es la eliminación de las actividades que no generan un valor añadido a lo largo del proceso de construcción. También conocido como un “sistema de construcción sin pérdidas”, la doctrina Lean Construction pretende optimizar de forma continua el proceso constructivo, colocando el foco de atención en la productividad y en la efectividad del flujo de trabajo.

 

Para llevar a cabo esta filosofía de trabajo, siguiendo el objetivo de reducir todas las pérdidas posibles durante el proceso productivo, se emplea la metodología conocida como “Last Planner System”. Este método incluye la definición de las unidades de producción y el control del estado de las actividades, detectando el origen de los problemas ocasionados y ajustando las acciones planificadas durante el proceso, así como maximizando la entrega de valor al cliente final y reduciendo los gastos innecesarios.

 

Ventajas de la Planificación Colaborativa

 

Para que la metodología de Lean Construction reduzca tiempo, trabajo y material innecesario como es debido, es fundamental contar con la colaboración de todos los miembros implicados en el proyecto de construcción. En este sentido, el sistema Lean Construction dispone de distintas herramientas para lograr la completa efectividad del mismo. Entre dichas herramientas destaca Last Planner System que, como se ha comentado previamente, se trata de la estructura de la organización técnica que reduce los factores variables del proceso de construcción, logrando disminuir la duración y el coste del proyecto en cuestión.

 

Entre los beneficios de la Planificación Colaborativa, mediante la metodología Last Planner System, podemos destacar los siguientes:

 

  • Reducción de costes debido a un correcto cumplimiento del presupuesto para el proyecto.
  • Disminución de los plazos de entrega por una mejora de la productividad y de la seguridad.
  • Mayor entrega de valor del proyecto relacionada por la eliminación de gastos innecesarios.
  • Refuerzo en la colaboración entre las partes implicadas en el proceso de construcción.
  • Administración de la incertidumbre tras suministrar óptimamente el flujo continuo de trabajo.
  • Generación de un entorno laboral donde sus miembros están en continuo aprendizaje.
  • Logro de una satisfacción mayor del cliente interno y externo en términos generales.
  • Ayuda a la comprensión del trabajo de los subcontratistas y dependencia con respecto al resto.
  • Reducción de las reclamaciones debido a una mejor gestión del riesgo de la variabilidad.

 

Comparativa con el modelo tradicional

 

Partiendo de la base de que la construcción se enfrenta actualmente a los retos de la productividad, la evolución tecnológica y la demanda del valor, es necesario recalcar que el modelo tradicional de la construcción tiende a centrarse en la gestión de contratos de forma individual y no en la gestión de la producción y el logro de la productividad óptima del proyecto. Por este motivo, los miembros encargados de la obra en cuestión terminan frecuentemente suponiendo unas expectativas poco realistas sobre el proceso de producción, que no solo no benefician en absoluto a la consecución de los objetivos previstos, sino que incluso, en ocasiones, les hacen fracasar en su gestión por completo.

 

Asimismo, es frecuente que los responsables de planificar el proceso asuman, erróneamente, que la producción de dicho proceso sea el resultado de sumar las tareas realizadas por los individuos que están implicados en el proyecto y, de este modo, planifican y negocian dichas tareas de forma muy individual. No obstante, si aquellos entendieran y analizaran la construcción como un flujo de valor en movimiento constante, con sus interacciones correspondientes, e identificaran exactamente las necesidades y las restricciones de los ejecutores, posiblemente se podrían reducir tiempos largos de inseguridades y gastos en materiales innecesarios mediante la metodología del Last Planner System.

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados