LA IMPORTANCIA DE LA ARENA EN LA CONSTRUCCIÓN

en la categoría Blog, Noticias blog, sala de prensa

La arena es uno de los materiales de construcción más utilizados en todo el mundo. Se emplea como componente para el hormigón y el cemento, además de relleno de distintos espacios, que pueden ser huecos en paredes y entrepisos o capas debajo de los suelos superficiales. En este sentido, la arena está presente en muchos lugares y, aunque no se perciba, se encuentra en cotidianos objetos de vidrio que usamos, en los pavimentos que pisamos o en las paredes de casas u oficinas que habitamos de forma habitual. A continuación, explicamos cuáles son las características y las aplicaciones de la arena en la actualidad:

 

Características y usos prácticos

 

Una de las principales características de la arena es que se puede comprimir con facilidad, por lo que es una opción ideal para reforzar muros y cimentar determinados tipos de suelos. No obstante, es conveniente mencionar que, mezclada en grandes cantidades, la arena puede resultar demasiado pesada, lo cual puede impedir un acabado estable y resistente en algunos casos.

 

Asimismo, el uso más común de la arena en la industria de la construcción es para realizar mezclas con cemento o cal y agua que, juntos, conforman lo que se denomina como mortero. En la mayoría de casos, la calidad del cemento depende en su mayoría de la tipología de arena que se agregue a dicha mezcla.

 

Arena de playa, no recomendable para estos casos

 

La arena de playa o la arena de río no se recomienda como elemento fundamental de construcción junto al resto de elementos ya que contiene numerosas impurezas que son complicadas, en ocasiones imposibles, de retirar de la mezcla. En el momento de la extracción de la arena de la playa, también se extraen restos de rocas, trozos de conchas o fragmentos de sal u otros minerales que se encuentran presentes en la orilla del mar. Por este motivo, la arena con una gran cantidad de impurezas puede conllevar a producir un efecto negativo en el resultado final, provocando que el hormigón generado tenga menos dureza, tarde más en completar su secado y, finalmente, sea menos resistente.

 

Beneficios de la aplicación de la arena

 

Cuando se realiza una mezcla de cemento, arena y agua, se crea un mortero empleado con el fin de incrementar la resistencia y la flexibilidad que dependerán de la cantidad de arena que se añada a la mezcla correspondiente. Durante este proceso de construcción, la arena supone un elemento imprescindible ya que los beneficios que aporta a la mezcla de hormigón son numerosos. Entre dichos beneficios, es necesario la homogeneidad de la mezcla, que evita que se produzcan fisuras cuando el mortero de seca y se endurece, así como la unión de los elementos de construcción, que permite la fusión correcta con los ladrillos de la obra.

 

Recomendaciones de maniobra

 

Hay distintos tipos de arena pero, para esta clase de mezclas, la tipología más recomendada es aquella que está compuesta de grano fino y proviene de las canteras. No obstante, las arenas de origen arcilloso no son adecuadas para las tareas de construcción porque deterioran el resultado final e impiden que haya una correcta mezcla con cemento.

 

Así como el tipo de arena, también es necesario tener en cuenta la humedad a la hora de llevar a cabo una maniobra de albañilería con arena. El motivo se debe a que la arena empleada para estos casos contiene cierto grado de humedad y, por lo tanto, es conveniente almacenarla en una localización tal que no pierda sus propiedades originales.

 

Por último, aunque no por ello menos importante, es fundamental controlar la cantidad de arena con la que se trabaja para realizar la mezcla de elementos. Si se utiliza una cantidad mayor de la necesaria, el mortero perderá resistencia y durabilidad.

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados