La Gran Manzana estrena ático con vistas

En marzo de 2020 se inaugura Edge, una compleja estructura volada en el piso 100 de un rascacielos de Hudson Yards, en Manhattan. Sus 344 metros de altura la convertirán en el mirador al aire libre más alto de Nueva York. Hemos estado ya allí para probarlo. Y sí, ¡da vértigo!

Los expertos en botánica nos enseñaron que en una selva tropical los árboles luchan despiadadamente por ser más altos que sus vecinos porque quien consiga elevar su copa sobre la de los demás captará más luz solar y será más exitoso. En una jungla, pero de rascacielos, como Nueva York, la lucha por sacar la cabeza por arriba —no en busca de la fotosíntesis sino de la excelencia turística, que tan buenos réditos aporta— es también despiadada. La noticia es que en esta canopia de hormigón, acero y cristal se vislumbra ya un nuevo vecino.

El 11 de marzo de 2020 abrirá sus puertas Edge, una compleja estructura con parte de suelo de cristal anclada al piso 100 de un rascacielos de Hudson Yards,el barrio emergente y de moda en el West Side de Manhattan. Suspendida a 344 metros de altura, Edge destronará al mítico observatorio del piso 86 del Empire State y se convertirá en el mirador al aire libre más alto de Nueva York y del hemisferio occidental. ¿Imposible? No para los neoyorquinos.

Esta maravilla de la ingeniería moderna ha sido diseñada por William y Kohn Pedersen Fox Associates (KPF) y consta de 15 secciones, todas atornilladas y ancladas a los lados este y sur del edificio. La baranda está formada por 79 paneles de vidrio (instalados con un ángulo de inclinación obtuso que incitan el vértigo) fabricados en Alemania y terminados en Italia. La construcción de la plataforma de observación se inició en abril de 2018. Lo alucinante de esta nueva terraza es que literalmente está flotando en el aire, no hay nada debajo de ella. Solo el vacío. Ofrecerá unas vistas panorámicas de 360 grados únicas a la selva de hormigón neoyorquina. Tendrá bar de champán y un restaurante, Peak, en el piso 101, al que se accede por una escalera al aire libre. Los trabajos de construcción están en plena efervescencia y una vez abierta al público permitirá divisar perspectivas nunca vistas de la ciudad: además de la isla entera, se verá el oeste de Nueva Jersey y en días de buena visibilidad se alcanzará a ver hasta 129 kilómetros de profundidad en el Estado de Nueva York.

[Leer la noticia]

Artículos relacionados