INSTALACIÓN DE ASCENSORES EN EDIFICIOS DE VIVIENDAS

El empleo de elementos prácticos que promuevan y faciliten la movilidad de todos los vecinos de la comunidad de un edificio de viviendas es imprescindible a la hora de plantear la instalación de un ascensor. Se trata de una inversión inicial, que, a un largo plazo, se verá totalmente recompensada y rentabilizada por la cantidad de usos que se le dan por parte de personas que lo utilizan por sentir una comodidad añadida o, incluso, por requerir cubrir una necesidad básica de movilidad.

 

¿Cuáles son las ventajas de instalar un ascensor en un edificio?

 

De entre los principales motivos para proceder a instalar un ascensor en un edificio, sin lugar a dudas, sobresale la mejora de la accesibilidad hacia el mismo en el sentido práctico de la palabra, ya que se logra que la edificación acabe teniendo una estructura más completa y más adaptada a las posibles necesidades básicas de los habitantes de la propia vivienda. A continuación, exponemos un listado de ventajas que trae consigo la instalación de un ascensor:

 

  • Proporciona una mejora en el acceso a las personas de edad avanzada o con dificultades en la movilidad, para las cuales el hecho de subir o bajar unas escaleras puede suponer un problema.
  • Aporta comodidad a la hora de realizar un desplazamiento a las distintas plantas de altura del edificio con algún objeto portátil de peso considerable.
  • Ofrece accesibilidad a personas que se desplazan en una silla de ruedas o tienen a su cargo un carro de bebé, como única forma de eliminar las barreras arquitectónicas del propio edificio.

 

¿Cuáles son las posibles localizaciones a la hora de instalar un ascensor?

 

Una de las principales dificultades para la instalación de un ascensor en un edificio de viviendas, dejando a un margen el necesario acuerdo entre los miembros de la comunidad de vecinos, es la ubicación del ascensor. En este sentido, cuanto más complejas sean las reformas a realizar para llevar a cabo su montaje, mayor será la dificultad de la obra y, por lo tanto, mayor será el coste final de la instalación del ascensor.

 

Las características estructurales del edificio en cuestión marcarán la viabilidad y el coste del proyecto en función de la posible localización del ascensor. En este sentido, exponemos las siguientes opciones de ubicación, ordenadas de menor a mayor dificultad constructiva:

 

  1. Instalación en el hueco de la escalera

 

Esta es una de las principales localizaciones a tener en cuenta puesto que supone una menor cantidad de obras auxiliares y puesto que es posible realizar un estudio previo del estado del edificio. En este supuesto, será posible agrandar unos centímetros el hueco de la escalera en el caso de no disponer del espacio con dimensiones suficientes o de querer otorgar un mayor espacio a la cabina del ascensor.

 

  1. Instalación en el patio interior o exterior

 

En muchos edificios existen patios comunitarios con un tamaño lo suficientemente amplio como para albergar un ascensor, lo que supone una opción realmente interesante para su instalación. Sin embargo, en este caso, será necesario tener en cuenta que quizá haya que subir o bajar un pequeño tramo de escaleras al no haber una coincidencia con el nivel exacto de la vivienda.

 

  1. Instalación por la fachada del edificio

 

En algunos edificios, se puede dar la posibilidad de realizar la instalación del ascensor por la parte exterior del mismo, aunque habitualmente esta es una alternativa compleja puesto que en la gran mayoría de casos se requiere del uso de la vía pública, lo que supone una complicación extra a la instalación del ascensor.

 

  1. Reconstrucción de la escalera

 

En el supuesto de aprobar esta opción, habría que demoler la escalera, volver a construir su estructura y lograr, de esta forma, el espacio suficiente para el ascensor, causando molestias a los vecinos y suponiendo un gran coste para la comunidad. La reconstrucción, por lo tanto, es una de las opciones más caras y molestas de todas las descritas en este listado.

 

En resumen, en zonas comunes es imprescindible el uso de elementos que faciliten la movilidad de todos los vecinos de la comunidad. La implantación de ascensores es una inversión inicial, pero que se rentabiliza con el paso de los años.

¿Cuáles son los tamaños recomendados del ascensor en los distintos edificios?

 

Por un lado, en el caso de las viviendas particulares, lo más adecuado será instalar un modelo de ascensor unifamiliar, cuyo aprovechamiento del espacio es más eficiente en comparación a los ascensores convencionales y cuyas características son más adecuadas para un uso particular. Asimismo, este tipo de ascensores tienen unos gastos de mantenimiento bajos, por lo que, se pueden adaptar bien a las necesidades del cliente y a las características del espacio disponible.

 

Por otro lado, en el caso de los ascensores en las edificaciones construidas, es necesario buscar si es posible la instalación de un ascensor accesible, es decir, un ascensor con el tamaño suficiente para transportar a una persona en silla de ruedas. Por lo tanto, esta cabina tendría que tener una superficie de 1 x 1,25 metros de fondo.

 

En cualquier caso, siempre hay que revisar y tener en cuenta la normativa municipal en la que nos encontremos.  Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra  web 

Artículos relacionados