El papel de las empresas en el cambio climático

El cambio climático es una de las principales preocupaciones a nivel social. Cada vez son más los ciudadanos que toman conciencia y, ante el impacto medioambiental, tienen una postura sostenible pero, ¿están las empresas preparadas para colaborar?

 

Proteger el planeta debería ser uno de los objetivos fundamentales de las entidades, ya que su actividad tiene un efecto directo sobre el medio ambiente. Tienen un papel fundamental de contribuir al desarrollo sostenible con políticas energéticas, porque el calentamiento global no solo tendrá impacto negativo sobre el medio ambiente, sino también sobre la economía y la vida diaria de las personas.

 

Calentamiento global por aumento de temperaturas

Las temperaturas del planeta aumentan cada año. La elevada cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera están haciendo cada vez más mella. Como consecuencia de esto, se están derritiendo los glaciares, hay subidas del nivel del mar, sequías, fenómenos climáticos frecuentes como huracanes, tornados o tormentas eléctricas.

 

Con la constante actividad de fábricas e industrias se genera mucha cantidad de CO2, gas contaminante y perjudicial para la atmósfera porque originan un agujero en ésta, que hace que traspasen las radiaciones ultravioletas. Todo apunta a que, en un futuro cercano, desaparecerán los ecosistemas, tal y como los conocemos, así como las especies que habiten en ellos, por no poder adaptarse al cambio de temperaturas.

 

Causas del cambio climático

Son numerosas las causas que propician el calentamiento del planeta. Muchas de ellas son originadas por el hombre. Es un grave problema que afectará, aún más si cabe, a las generaciones venideras.

A continuación, enumeramos algunas de las causas que impulsan el cambio climático y que hay que combatir para que las temperaturas no sigan aumentando:

  • Combustibles fósiles:

Actualmente, se siguen utilizando para generar energía, sin tener en cuenta que no se pueden reponer a corto plazo. Además, su extracción y combustión aumentan los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

 

  • Deforestación:

La vegetación es importante, porque aporta gran cantidad de oxígeno a la atmósfera. Cada vez que se pierden bosques, se liberan muchas toneladas de CO2 y aumenta el impacto de la radiación solar en la superficie de la Tierra.

 

  • Incendios forestales:

Los bosques son importantes para dotar a la atmósfera de O2. La combustión que se produce cuando se queman, conlleva elevadas cantidades de CO2, que hace que aumente la temperatura del planeta. Con una limpieza adecuada de los bosques se pueden prevenir muchos incendios.

 

  • Fertilizantes:

El uso desproporcionado de fertilizantes nitrogenados es otro de los factores que hace que aumenten las temperaturas del planeta. Combinar el nitrógeno y el oxígeno da lugar a un gas de efecto invernadero muy potente, incluso es 300 veces superior al dióxido de carbono. En consecuencia, se acumula más calor en la atmósfera.

 

  • Descomposición de la basura:

Muchos restos de basura son el origen de grandes incendios forestales, al entrar en contacto con los rayos del sol. Su combustión genera dióxido de carbono que contamina la atmósfera.

De la misma forma, los residuos orgánicos al descomponerse funcionan como fertilizantes. Todos los residuos que se arrojan en las zonas naturales, afecta a la conservación de la fauna y la vegetación, y provoca daños incalculables.

 

¿Qué pueden hacer las empresas?

Hay muchas formas de frenar el cambio climático. Algunas de ellas se explican a continuación y son importantes para cuidar el medio ambiente y dejar un planeta sano a las generaciones futuras:

  • Calcular, reducir y compensar la huella de carbono

La huella de carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero que emite un individuo, empresa o producto, de forma directa o indirecta y se calcula para llevar a cabo estrategias que permitan reducirlas.

Las empresas, si no logran reducir todas las emisiones que se marcaron como objetivo, pueden compensarlas emitiendo una cantidad económica, con la que se invertirá en proyectos que reduzcan la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera o directamente evite que se siga emitiendo más gases de este tipo.

Dicha cantidad será proporcional a las toneladas de CO2 que produzca cada empresa en un periodo de tiempo determinado. Además, el precio dependerá del tipo de proyecto que se ejecute, así como del país donde se realice.

 

  • Apostar por la utilización de energías renovables.

Cada vez son más las empresas que apuestan por las energías limpias. La utilización de las renovables es la mejor opción, porque son inagotables y tienen un bajo impacto medioambiental.

En los últimos años, las energías renovables se han convertido en la alternativa a las tradicionales y su crecimiento es imparable. De la misma forma, al ser abundantes y poder aprovecharse en cualquier parte del planeta, sus costes son bajos en comparación con los de las tradicionales.

Existe una gran diversidad de fuentes. Eólica, solar, hidráulica o biomasa son algunos de los tipos que existen.

 

  • Invertir en tecnología.

El uso de tecnología limpia en las empresas ayuda a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Implantar medidas sostenibles ayuda al crecimiento empresarial y de la sociedad, ya que utilizan menor cantidad de recursos y de esta forma, no agotan los recursos naturales.

 

  • Emitir bonos verdes.

Los bonos verdes se han consolidado como una alternativa de financiación para llevar a cabo proyectos verdes nuevos o ya creados. Además, se pueden emitir para proyectos totales, así como para algunas partes de ellos. Estos se destinan a empresas que realicen algún proyecto donde se pongan en marcha alguna de las siguientes categorías:

  1. Eficiencia energética
  2. Control y prevención de la contaminación.
  3. Conservación de la biodiversidad.
  4. Gestión sostenible de recursos naturales.
  5. Edificios ecológicos y que cumplan las normas y certificaciones.
  6. Gestión sostenible de las aguas.
  7. Utilización de embalajes reciclables y productos ecológicos.
  8. Transporte limpio e infraestructuras para ello.

 

Detea apuesta por la sostenibilidad

En Detea estamos comprometidos con el medio ambiente y por esta razón, la actividad de la empresa se establece dentro de un marco de responsabilidad social facilitando el desarrollo sostenible, el crecimiento consolidado y la mejora de las condiciones de vida de su entorno. Dicho entorno incluye al externo e interno que está compuesto por; clientes, empresas colaboradoras, organizaciones empresariales, universidades, trabajadores y familiares.

 

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra web .

 

Artículos relacionados