Vía Célere lanza el primer bloque de viviendas 100% industrializadas

Vía Célere revoluciona la construcción de viviendas en España ya que en apenas unos meses levantará la primera promoción de viviendas en altura completamente industrializada, aunque espera que, a corto plazo, el 30% de sus proyectos sean industrializados para poder llegar en un futuro incluso al 100% de su cartera. El primer proyecto serán 17 viviendas en un edificio de cinco alturas en Boadilla del Monte cuya construcción estará terminada en siete meses, doce menos que un proceso tradicional.

Así lo ha anunciado hoy el presidente de Vía Célere, Juan Antonio Gómez-Pintado, quien ha asegurado que con este proyecto “nos convertimos en la primera promotora que construye un edificio residencial plurifamiliar industrializado en España”. La compañía lleva desde 2014 apostando por la industrialización en los sistemas de construcción que hasta ahora se habían limitado a baños, cocinas y fachadas.

“No fuimos más allá porque necesitábamos una tecnología y know how para introducir todo este proceso de industrialización, pero durante estos años hemos estado investigando para hacer los procesos más industriales”, ha explicado el directivo quien asegura que “requería un conocimiento interno muy intensivo”.

Por el momento, la industrialización no afectará a los precios de las viviendas, ni al alza ni a la baja, aunque a largo plazo Gómez-Pintado espera que, al igual que sucede en el sector del automóvil, los precios se mantengan estables. “La industrialización no afecta al precio final de los pisos que viene marcado por la capacidad de pago de las familias y el precio de la zona. Lo que sí ha sucedido es que el encarecimiento de la construcción ha hecho que sea más barato construir en industrializado que con el sistema tradicional. Como promotora, nos permite recuperar antes la inversión y nuestro coste de capital o financiero es más interesante con sistemas industrializados. Además al encontrarnos en entornos más controlados, nuestro grado de cumplimiento es mucho más seguro”.

En 2014, desde Vía Célere ya detectaron que la falta de mano de obra del sector podría representar un problema en el futuro, lo que llevó a la compañía a apostar más fuerte por la industrialización.

“Los costes de construcción están creciendo y nosotros nos dimos cuenta de ello en 2014 y de que teníamos que ser un sector lo más parecido al tel automóvil. Sabíamos que quien sea capaz de dar con la clave sobre la industrialización de vivienda en altura tendrá resuelto en el futuro la ejecución de su cartera de suelo”, asegura el presidente de Vía Célere que, a diferencia de otras compañías como Aedas Homes, que también presentaba recientemente su primera promoción industrializada de vivienda unifamiliar, ha preferido dejar de lado esta tipología de viviendas “porque nos restaba mucho esfuerzo y tiempo. La vivienda unifamiliar apenas representa el 10% de la cartera de una promotora”.

Precisamente, Vía Célere, con este proyecto, se desmarca de las grandes promotoras, especialmente las cotizadas Neinor, Metrovacesa y Aedas. Por lo pronto, los planes de salida a bolsa siguen aplazados. La compañía, adquirida por el fondo Värde y recientemente fusionada con Aelca, tiene 3 millones de metros cuadrados de suelo edificables, una capacidad productiva para 24.500 viviendas, y un GAV (Gross Asset Value) de sus activos de 2.200 millones.

Aunque el objetivo a largo plazo es que el 100% de sus viviendas sean industrializadas, Gómez-Pintado reconoce que no siempre será posible “por el diseño del proyecto, la ubicación, etc”.

Arrancan las obras en septiembre

Por lo que respecta al proyecto de Boadilla del Monte, la promotora pedirá la licencia en el mes de abril y espera arrancar la obra durante el mes de septiembre. La construcción durará siete meses frente a los 12 actuales. “Este ahorro de tiempo se debe a que, mientras se realizan los trabajos bajo rasante, cuya duración se estima en tres o cuatro meses, también se fabricarán los 50 módulos de los que se compondrá el primer edificio de 17 viviendas”, ha explicado Gómez-Pintado. “Tras la finalización de esta fase, en tres semanas se colocarán los módulos y en los dos últimos meses se unirán con instalaciones y fachadas para que las viviendas estén listas para su entrega”…[ Ver noticia]

Artículos relacionados