Smart buildings: sistemas BMS

en la categoría Blog, Noticias blog, sala de prensa

El mundo de la construcción es un sector en constante progreso, fuertemente ligada a las nuevas tecnologías, que lo ayudan a evolucionar e implantar nuevas tendencias y materiales que consiguen asentarse en nuestra sociedad. Entre las últimas revoluciones en esa área encontramos los Smart Buildings, también llamados edificios inteligentes, construcciones que plantean soluciones basadas en la innovación tecnológica, que plantean unas ventajas muy prácticas para nuestra sociedad. Poseen un control y una sistematización de todos los procesos de eficiencia energética, es decir, encender y apagar el aire, las luces, o incluso del funcionamiento del ascenso.

Sin embargo, para el funcionamiento de estos edificios inteligentes hace falta una herramienta imprescindible para su uso: los sistemas BMS. Estos son la clave para la automatización de inmuebles gracias a la ayuda de las nuevas tecnologías, pudiendo controlar cada detalle de un edificio inteligente.

 

CARACTERÍSTICAS DE LOS SMART BUILDINGS

Los edificios inteligentes pueden parecer una realidad lejana por la inaccesibilidad aparente en relación con la alta tecnología y el ciudadano, pero está más cerca de lo que nos parece. No hay que pensar solo en grandes construcciones, como el Net Zero Energy Building de Pamplona, sino que también podemos trasladarlos a nuestros hogares y oficinas, siguiendo la tendencia de la sostenibilidad y la eficiencia energética.

Consideramos que un edificio es un Smart Building si cumple las siguientes características:

 

  • Conexión: Todo el edificio está en cooperación y coordinación, esto conseguirá que la información relevante sobre cada sitio o rincón del inmueble sea recogida y utilizada para la mejora del funcionamiento y posteriores reacciones del propio sistema.

 

  • Accesible: Una de las características más importantes de los nuevos edificios inteligentes es la integración total de todas las personas que quieran entrar en él. Tanto la entrada en el inmueble como en todas las estancias del edificio. Un lugar accesible y respetuoso en cuanto a la estructura.

 

  • Seguridad: La preocupación más grande de la construcción del Smart building es la seguridad cibernética, el peligro de un ataque digital y el control tanto del edificio como de la información que contenga en su sistema. Una parte muy importante y supervisada.

 

  • Eco-eficiente: La eficiencia energética es un punto esencial del edificio inteligente. El autoabastecimiento juega un papel importante junto con generar su propia energía, ahorrar en recursos.

De esta manera, podemos controlar cada pequeño aspecto del edificio aunándolo en un único sistema, de manera que facilitemos nuestro día a día e implantemos un sistema mucho más responsable en nuestros hogares. No es solo innovación tecnológica, sino también una apuesta por el futuro de todos.

 

VENTAJAS DE LOS SMART BUILDINGS

Pero, ¿son acaso esta tendencia en la construcción una buena idea para nuestros hogares y nuestro bolsillo? Poco a poco, los avances tecnológicos se van implantando en cada aspecto de nuestro día a día, y nuestro hogar no es una excepción. Un edificio inteligente nos ayudará a ser más consciente de la energía que utilizamos y nos ayudará a desperdiciar menos. Un Smart Building supone las siguientes ventajas y ayudas en nuestro día a día.

 

  1. Responsabilidad con el medio ambiente un respeto y una capacidad de producción de recursos y abastecimiento propio que se traduce en un consumo reducido, que para el medio ambiente significa una mejora imprescindible y que, en un futuro, puede marcar la diferencia del índice de contaminación del planeta.

 

  1. Reducción del coste diario, a causa del abastecimiento y la producción propia de recursos juega con el coste diario y los sistemas de detección también, es decir, los edificios inteligentes tienen la capacidad de detectar si, por ejemplo, hay alguien en una habitación y así apagar la luz o el aire encendidos.

 

  1. Control de daños, gracias a la información obtenida con la capacidad del sistema el control de daño será impecable y no habrá sorpresas ni daños a gran escala. El sistema detectará cualquier problema en el edificio y dará la alarma o lo solucionará si es posible.

 

  1. Satisfacción y productividad, los arrendatarios quedarán satisfechos y tendrán un lugar productivo en tanto en cuanto a lo que estructura y gastos se refiere. Esta ventaja es un poco más subjetiva y una pequeña recopilación de las demás.

 

Estos edificios son un paso hacia el futuro, la Smart City, la llamada ciudad inteligente que nos orientará hacia un futuro mucho más sostenible. Construida para el bienestar de los ciudadanos, esta Smart City establece que todos los edificios de la ciudad sean inteligentes y, más importante, eco-eficientes, lo que ayudará no solo a la sociedad, sino también al planeta.

 

LA TECNOLOGÍA EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

Indudablemente, los Smart Buildings necesitan de las nuevas tecnologías para su correcto funcionamiento. Orientados hacia la gestión de los principales servicios de una determinada construcción, los sistemas BMS ayudan a controlar la iluminación, la seguridad, la energía e incluso el agua de un edificio. De esta manera, se automatizan y unifican todo lo servicios y se enfocan hacia la eficiencia energética. Además, suponen una gran ayuda para el usuario, ya que es consciente de lo que consume e incluso le ayuda a facilitar su día a día, controlando luces, confort térmico e incluso ayudando a programar cada acción dentro del hogar.

 

Aunque estos sistemas parezcan una gran inversión en su inicio, son una gran apuesta a largo plazo, los sistemas BMS son el futuro dentro de los edificios, el camino para acercarnos cada día más al edificio inteligente.

Artículos relacionados

Déjanos un comentario