¿Qué cambiará la inteligencia artificial en la construcción?

El sector de la construcción es uno de los más conservadores, aunque ante la inminente irrupción de las nuevas tecnologías, la actividad ha experimentado un progresivo proceso de adaptación. La construcción es una profesión manual, física y técnica en la que el capital humano es el protagonista. Sin embargo, se ha demostrado que integrar las innovaciones de la revolución tecnológica aporta un sinfín de ventajas para la industria. Y, si se trata de las aportaciones de la era digital, es importante destacar el papel que desempeña la inteligencia artificial. 

 

A través de los algoritmos, la inteligencia artificial pretende dotar a las máquinas con las mismas capacidades que un ser humano. Puede que parezca algo lejano y futurista, pero está presente en la cotidianidad. El reconocimiento facial de los móviles o los asistentes virtuales de voz, son algunas de las aplicaciones prácticas de la inteligencia artificial que se pueden encontrar en el día a día. El objetivo no es otro, que hacer más fáciles las vidas de las personas. Pero, ¿cómo puede influir la inteligencia artificial en el sector de la construcción?

 

Aplicaciones de la inteligencia artificial

 

Al igual que con otras tecnologías, el sector de la construcción ha sido de los últimos en incorporar entre sus filas la inteligencia artificial. Actualmente, este novedoso invento está teniendo su momento dorado para la industria. Su contribución pretende mejorar y optimizar los procesos de construcción. Así, participa en la planificación de proyectos, en la propuesta de ideas en la fase de diseño e incluso, durante la propia construcción de la obra.

 

En otras palabras, el uso de la inteligencia artificial en esta industria se puede dividir en cuatro categorías: en la planificación, en la administración, en la construcción y después de la construcción. Asimismo, las aplicaciones en cada etapa del proyecto, varían.

 

  • Planificación: aunque son actividades que pueden ser llevadas a cabo perfectamente por personas, la IA ayuda a reducir el tiempo de ejecución. Con el apoyo de máquinas y software de localización y diseño, se puede conseguir inspeccionar el área, identificar problemas, elaborar mapas y planos en tres dimensiones y realizar el levantamiento del sitio en tan solo un par de horas. Usando equipos autónomos, el proceso no solo es más rápido, también es más barato a largo plazo porque se requiere menos intervención de los humanos. Además, trabajar la inteligencia artificial en un proyecto de obra permite recolectar información útil para futuros proyectos. Los algoritmos se pueden emplear para realizar estudios de prueba y error para disminuir riesgos, ayudando a encontrar la mejor manera de ejecutar una acción. También se utiliza para probar la eficacia de los materiales con los que se va a construir.

 

  • Administración: puede parecer que la maquinaria inteligente es la aportación más útil de la inteligencia artificial para el sector, sin embargo, su aporte en la organización de tareas y gestión de personal desde el punto de vista administrativo, es de grandísimo provecho. Muchos de los softwares que se utilizan para organizar el personal, hacer seguimiento de la construcción y monitorizar las fases del proyecto, son producto de la inteligencia artificial.

 

  • Construcción: gracias a la IA las máquinas y robots pueden llevar a cabo su trabajo de manera remota y realizar tareas de riesgo para los humanos, como el manejo de maquinaria a grandes alturas. Con esto se logra incrementar la seguridad del proyecto y resguardar la integridad y salud física de los trabajadores.

 

  • Después de la construcción: una vez se ha finalizado el proyecto, gracias al internet de las cosas es posible dejar las huellas de la inteligencia artificial entre las características del edificio. Por ejemplo, instalando sistemas de recolección de datos de la infraestructura, sistemas inteligentes de iluminación, asistentes de voz e incluso chatbots que respondan a las inquietudes de los usuarios de la edificación.

 

Retos de la inteligencia artificial

 

Si bien la irrupción de la IA acarrea grandes ventajas y oportunidades para el sector, hay ciertos desafíos que frenan su consolidación en la industria. Entre ellos:

  • Escepticismo de los trabajadores: muchos empleados ven la inteligencia artificial como una amenaza y una causa de muerte laboral.
  • Seguridad: entre las tecnologías de la información, la seguridad es una de las mayores preocupaciones. Aunque son muchas las medidas que se han tomado para aumentar la protección de los datos y respaldar los estándares de seguridad, hay mucha desconfianza. Esto frena el crecimiento y la adopción de las nuevas tecnologías.

 

Es una realidad que la industria de la construcción es una de las más reacias a integrar la tecnología en su actividad. Sin embargo, esto está evolucionando positivamente y finalmente el sector empieza a acoger las bondades de la era digital. Con las aplicaciones de la inteligencia artificial es posible optimizar la ejecución de los proyectos en tiempo y costes, además de mejorar las condiciones de seguridad de los trabajadores. No hay duda de que la IA ha llegado para quedarse y de que continuará creciendo.

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra web detea@detea.com

 

Artículos relacionados