¿Puedo instalar placas solares en casa?

La creciente preocupación en el sector de la construcción por diseñar infraestructuras cada vez más eficientes y responsables con el medio ambiente, plantea un gran desafío. En este sentido, la irrupción de los paneles fotovoltaicos ha generado muchas preguntas a empresas y clientes sobre su funcionamiento, instalación y rentabilidad. Lo cierto es, que son muchas las personas que consideran dar al salto a la energía solar por ser una alternativa renovable.

 

La energía solar es producto del aprovechamiento de la luz y el calor provenientes del sol, a través de diversas herramientas y tecnologías entre las que destaca la energía solar fotovoltaica. Como fuente de energía alternativa, la energía solar es una de las más valoradas para, a largo plazo, reducir el impacto de problemas medioambientales como la contaminación y el calentamiento global. Aunque son muchos los países que impulsan medidas y programas para dar a conocer sus beneficios y motivar a la instalación de estos sistemas de aprovechamiento solar, su práctica no está muy extendida.

 

¿Cómo funciona un panel fotovoltaico?

 

Los sistemas y tecnologías que permiten sacar partido a la energía proveniente del sol pueden ser de carácter activo o pasivo, dependiendo de cómo capturan, convierten y distribuyen la energía solar. Los paneles fotovoltaicos, comúnmente conocidos como paneles o placas solares, son herramientas de carácter activo y entender su funcionamiento es realmente sencillo.

 

En pocas palabras, la luz incide en los paneles, donde los fotones o partículas de luz liberan átomos de electrones y generan un flujo de electricidad. Así, se convierte la energía solar en electricidad. Las placas están conformadas por miles de pequeñas unidades interconectadas llamadas células fotovoltaicas. En los laterales de estos dispositivos suelen haber dos placas conductoras de metal que son las encargadas de recoger los electrones y transferirlos a los cables, permitiendo que estos puedan fluir como cualquier otra fuente de electricidad. Si no se hará uso de la potencia en el momento en que se produce, se almacena en las baterías.

 

Pero, ¿se pueden instalar paneles solares en casa?

 

Esta es una de las grandes preguntas que surge cuando se conocen los beneficios de aprovechar la energía del sol. Sus virtudes no solo contribuyen con el medio ambiente, también inciden en la disminución del importe de la factura de luz y en potenciar el consumo responsable. La respuesta, sí. Es posible darle una segunda utilidad a la energía solar desde el hogar. Sin embargo, hay varios factores que se deben tener en cuenta antes de dar el paso.

 

  • El tejado: este es un aspecto clave, el techo de la construcción debe ser capaz de soportar el peso de los paneles. Además, si el tejado está cubierto o expuesto a la sombra durante la mayor parte del día, es posible que la energía que logre recoger no justifique la inversión en un sistema de energía solar. En cualquiera de los casos, se debe vigilar el estado de los tejados, así como asegurarse de que no existe ninguna regulación acordada por la asociación de propietarios que prohíba instalar paneles fotovoltaicos por motivos estéticos.
  • La instalación: aunque esto aplica para cualquier proyecto o reforma que se quiera hacer en el hogar, es importante contar en todo momento con profesionales certificados y preferiblemente recomendados. La energía solar combina la logística de una obra con los riesgos que conlleva trabajar con sistemas eléctricos.
  • El consumo responsable: uno de los motivos por los que se recurre a las energías renovables es por colaborar con la sostenibilidad. Aun así, de poco sirve generar energía limpia si esta se desperdicia. Es pertinente realizar una auditoría de energía para conocer la tendencia de consumo en el hogar e identificar cómo optimizarlo. La energía solar que se necesita producir para suplir la dependencia de energías de origen fósil, depende de la cantidad de energía que se utilice, por lo que conviene recortar su uso tanto como sea posible.
  • Las regulaciones estatales: es cierto que los trámites burocráticos para que se apruebe la instalación son tediosos y toman tiempo, pero generalmente son las empresas instaladoras quienes asumen el proceso. Las regulaciones varían según el país. En España se reconocen dos tipos de consumo energético solar: autoconsumo aislado y autoconsumo en red. La diferencia está en si el sistema renovable está conectado a la red eléctrica o no. En el caso del autoconsumo en red, hay una serie de impuestos que deben sufragarse: impuesto al sol (pago por la energía generada y consumida, aunque sea de tu propio panel solar), peaje de respaldo (pago de un importe fijo mensual en función de la potencia de los paneles) y un pago extra por la instalación de baterías.

 

Instalar placas solares en casa no solo es una medida consciente con el medio ambiente, también permite reducir costes económicos y facilita el acceso a la autosuficiencia energética. Con una instalación de entre 1.5kW y 2.5kW es posible suplir energía al hogar de una familia. Es una alternativa viable, legal y muy recomendable que además de ser el futuro del consumo energético, contribuye en la preservación y cuidado del entorno.

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra web detea@detea.com

 

Artículos relacionados