Mejores opciones para mantener una temperatura constante en el hogar

Estos sencillos trucos te ayudarán a ahorrar energía y dinero a final de mes, fomentando un ambiente sostenible.

 

Mantener una temperatura adecuada es uno de los grandes hándicaps a los que nos enfrentamos en nuestro hogar. El exceso de uso de aire acondicionado y de la calefacción son, en parte, problemas a los que se enfrenta nuestro bolsillo, además del consiguiente perjuicio cada día más grave para el medio ambiente. Si sigues estos trucos, podrás mantener una temperatura constante en tu hogar y crear un microclima perfecto en el interior de tus habitaciones.

Lo mejor que podemos hacer para ahorrar energía es mantener una temperatura ideal en nuestro hogar 24 horas al día los 365 días del año, incluyendo el tiempo en el que dormimos o en el que no estamos en casa. Según los expertos, 20 grados es el estado perfecto para mantener los espacios a una temperatura ideal, saludable y bueno para el medio ambiente. De hecho, por cada grado de más que utilizamos, gastamos un 7% más en nuestra factura.

 

Aislamiento del inmueble

Sin embargo, las viviendas tienen pérdidas de calor y frescor a través de muros, ventanas y techos, y estos problemas no desaparecen a pesar de que nuestro sistema de calefacción esté encendido siempre. Muchos creen que, si se mantiene funcionando la calefacción o el aire acondicionado todo el día, se evitará el coste que supone encender y apagar el sistema.

Aun así, gastamos mucho menos dinero ajustando el sistema de funcionamiento a las horas que lo utilizamos, manteniendo el confort durante las horas de sueño o que no estamos en casa, y reactivándolo cuando volvamos a estar despiertos o en el hogar. Debemos configurar el uso del sistema de refrigeración o de calefacción según las horas en que la vivienda esté ocupada, apagándola de noche. De hecho, la reducción de calefacción y aire acondicionado durante la noche puede ahorrar nuestra factura en un 10% que, a la larga, supone mucho dinero a final de año.  Y si no es posible apagarlo completamente, mantenlo a la menor temperatura. De esta manera, se conservará suficientemente el confort y no gastaremos tanto.

 

Vigilar puertas y ventanas

Otra medida para mantener una temperatura constante es aislar puertas y ventanas, por donde se escapa la energía. Mediante un doble vidrio, ayudarás a conservar mejor el calor o el fresco dentro de nuestro hogar.

La energía se escapa por paredes y techos, por lo que usar un aditivo en la pintura de las paredes podrá ayudarnos a que no se vaya el calor o el frío, creando una atmósfera confortable y aclimatando mejor las habitaciones. Por otro lado, sellar esos pequeños huecos que hay cerca de las ventanas y las puertas fomentará que se escape menos el calor o el fresco del interior. Sella bien estos agujeros con productos especiales y aislantes, de manera que consigas conservar mejor la temperatura interna.

 

Medidas caseras

En cuanto a medidas más caseras, recuerda cerrar las persianas de noche para aislarnos mejor de la temperatura exterior. Aunque tengas ventanas de vidrio doble, la temperatura puede bajar incluso unos 14 grados sin esta medida tan sencilla.

De hecho, contar con una simple cortina ya nos ayudará a conservar mejor la temperatura interior. Haz vida en aquellos lugares de la casa que conserven mejor la temperatura, de manera que puedas aprovechar las zonas más cálidas o frescas ¡Y no te olvides de ventilar tu casa! Con tan solo 10 minutos al día podrás ventilar las habitaciones y no perder toda la energía interior.

Por último, una manera de controlar eficientemente la temperatura de nuestra casa es gracias a un cronotermostato, que nos ayudará a programar las horas activas y ahorrar energía. Con estas claves podrás aumentar la eficacia energética en tu hogar y ayudar a proteger el medio ambiente, siendo lo más ahorrador posible.

 

Para más información sobre este y otros temas no dudes en dejar aquí tu comentario o en contactarnos a detea@detea.com

 

 

Artículos relacionados

Déjanos un comentario