Los avances de la tecnología en el sector de la construcción

La tecnología ha potenciado la aparición de numerosas propuestas innovadoras en todos los sectores, incluido el de la construcción. En los últimos años, este sector ha sido revolucionado con soluciones emergentes que ayudan a mejorar la calidad, estética, sostenibilidad y rentabilidad de las obras y proyectos.

 

Las innovaciones tecnológicas no solo han modificado el proceso y las técnicas para la construcción de una edificación, también la forma en que las empresas del sector interactúan con los clientes y proveedores. Así, donde antes se veían planos, ya no resulta extraño previsualizar el resultado final de una construcción a través de gafas de realidad virtual.

 

El potencial de la tecnología

 

Gracias a la tecnología, es posible generar valor agregado al implementar técnicas que optimicen la eficiencia y la productividad en todas las etapas del proyecto, desde la planificación hasta la construcción. Este sector, que siempre ha sido de los más tradicionales, ha comenzado a aprovechar las ventajas que presenta la innovación, sumando entre sus filas los drones, la impresión 3D, la inteligencia artificial, los materiales ecológicos, la realidad aumentada, etc.

 

  • Impresión 3D: aunque parezca lejano y futurista, la irrupción de la impresión tridimensional en el mundo de los diseñadores industriales y de los constructores es una realidad y se traduce en dos grandes mejoras: reducción de los costes y disminución de los tiempos de ejecución. Además, las infraestructuras construidas con esta técnica, no requieren de encofrados, lo que reduce drásticamente el volumen de desechos que se genera durante la obra.
  • Drones: en el sector de la construcción, los drones son de gran ayuda para llevar a cabo inspecciones de terreno de manera ágil y rápida. No solo cuentan con sistemas ópticos avanzados para capturar imágenes detalladas de la zona, también suelen tener integrados sistemas informáticos que recogen y envían información en tiempo real. Con los datos recopilados, los constructores pueden realizar simulaciones previas a la construcción, pudiendo formular múltiples hipótesis y diseños previos que reduzcan el riesgo de cometer errores.
  • Realidad virtual y realidad aumentada: hasta hace poco, el diseño de entornos virtuales era utilizado únicamente en el sector del entretenimiento. Sin embargo, la realidad virtual ha evolucionado desde los videojuegos y las simulaciones, hasta los planos virtuales para realizar pruebas de arquitectura. Con esto, no solo se ahorra la inversión en tiempo y costes que supone la elaboración de una maqueta física, también se puede previsualizar el resultado final. Por otro lado, cada vez son más las aplicaciones móviles y software de realidad aumentada que permiten, por ejemplo, capturar mediciones precisas con herramientas virtuales y a través de un smartphone.
  • Maquinaria inteligente: son muchos los experimentos que se están haciendo el material de robótica para lograr construir máquinas con control autónomo. Los robots de albañilería actuales, trabajan en conjunto con los humanos y minimizan el desgaste físico a la par que impulsan la productividad. Entre las catalogadas como maquinaria inteligente se pueden encontrar niveladoras, excavadoras, perforadoras…
  • Materiales ecológicos: la sostenibilidad y responsabilidad con el medio ambiente son dos tendencias que cada vez concentran mayor atención. En este sentido, el diseño de materiales con menor impacto ambiental ha cobrado gran importancia. Ya no solo de trata de reciclar materiales sino utilizarlos de manera innovadora. Este es el caso del uso de tóner de impresora en la mezcla para preparar asfalto ecológico, o utilizar bloques de plástico reciclado para revestir superficies.
  • El internet de las cosas: la construcción de edificaciones inteligentes es otra de las realidades que concentran la atención del sector. Estas infraestructuras son más sostenibles, siendo capaces de controlar y regular el gasto energético, reducir la dependencia de la energía eléctrica y minimizar las emisiones de dióxido de carbono.
  • La gestión de datos: al igual que en los demás sectores, el Big data está convirtiéndose en un gran aliado de la construcción. Las constructoras e inmobiliarias están aprovechando la gestión de datos para entender el comportamiento del mercado y de sus públicos. Actualmente, la información es clave para llevar a cabo un proyecto exitoso y el auge de la recopilación de datos digitales ha tenido un impacto positivo para el sector. Los edificios inteligentes recogen información que permite valorar el estado de las construcciones y detectar puntos de mejora para aumentar la eficiencia.

 

Sin lugar a dudas, el aprovechamiento de la tecnología proporciona grandes ventajas en el sector de la construcción. La adopción de estas nuevas y eficientes formas de trabajo, permitirá a las empresas que realizan esta actividad atender de manera más eficaz y personalizada la demanda de sus clientes. Además, la inclusión tecnología es un signo de crecimiento y competitividad.

 

Ante esta situación, la manera idónea de sacar partido a la revolución tecnológica es integrar la innovación en los sistemas y procesos de construcción ya establecidos, para apoyar los recursos humanos y explorar otras formas de trabajo. Con esto, se abrirán las vías para probar materiales y técnicas que mejoren la eficiencia de las construcciones y las conviertan en estructuras responsables con el medio ambiente.

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra web detea@detea.com

 

Artículos relacionados