Jardines interiores: la alternativa a las terrazas

Desde los orígenes del ser humano, siempre hemos estado rodeados de naturaleza. Puede que esta sea la razón por la cual nos encanta que esta esté presente en nuestra vida doméstica. Por ello, tener un jardín en casa siempre es un plus. Cuando vivimos en un piso o en un apartamento en núcleos urbanos y no es posible disfrutar de un jardín de ensueño ni realizar escapadas al campo porque queda lejos, la opción fácil es decorar tu terraza con plantas y flores que te hagan sentirte más cerca de la naturaleza. Sin embargo, esta no es la única alternativa posible. Hoy te mostramos una idea intermedia que quizás no te habías planteado pero que cada vez encontramos en más viviendas: los jardines interiores. Estos son fáciles de encontrar especialmente en oficinas, sin embargo, están ganando terreno en construcciones residenciales y convirtiéndose, como veremos a continuación, en un elemento ideal por muchas razones.

Antes de que conozcas los beneficios y los consejos decorativos para lograr un jardín interior perfecto, queremos definirte exactamente en qué consiste. Se trata de un espacio abierto dentro de las dependencias de nuestro inmueble, es decir, de una fusión de espacios que pueden parecer absolutamente diferentes pero que se complementan creando un lugar de gran valor.  No obstante, las plantas no lo son todo. Cuando idees tu jardín interior debes tener en cuenta que es necesario incorporar elementos extravegetales al mismo, tales como paredes con colores y texturas, piedras, elementos metálicos, vidrios, agua, iluminación etc.

 

Los jardines techados tienen diferentes usos y ventajas. ¿Te habías planteado alguna vez suprimir algunas paredes de tu casa para sustituirlas por plantas? Estas se usan a modo de mamparas y dividen espacios de una forma original. No obstante, poseen beneficios más allá de la distribución de las habitaciones:

  • Te harán conectar con la naturaleza: como hemos comentado, los jardines interiores nos ayudan a seguir sintiendo que pertenecemos a un mundo rodeado de naturaleza.

 

  • Aportan relax y reducen el estrés: Los jardines son lugares de paz y tranquilidad. Por tanto, si cuentas con un jardín interior en tu apartamento podrás usar esta zona para desconectar de las preocupaciones.

 

  • Purifican en el ambiente: Si elegimos las especies más adecuadas para nuestro jardín interior, conseguiremos un ambiente húmedo que nos hará recuperar el confort. Se trata de una manera de luchar contra el síndrome del edificio enfermo y una forma de convertir nuestra vivienda en un espacio saludable. Esto se debe a que las plantas limpian el aire y frenan elementos químicos perjudiciales. En el caso de jardines interiores verticales, además, son especialmente útiles para mejorar la temperatura y que la estancia se mantenga fresca, como si de un aire acondicionado vegetal se tratase. Esto se consigue combinándolo con sistemas de ventilación mecánica controlada de doble flujo. Este sistema consume seis veces menos que el aire acondicionado corriente.

 

  • Disimulan los elementos estructurales poco atractivos: Si tienes una pared con grietas, por ejemplo, que podrás ocultar el desperfecto colocando plantas delante o, directamente sustituyendo la pared por una cortina de plantas.

 

  • Te ofrecen la posibilidad de cultivar tus propios vegetales y frutos. Como cualquier jardín, puedes plantar semillas para obtener verduras y frutas. También puedes cultivar hierbas aromáticas.

 

  •  Proporcionan gran valor decorativo: Si cuentas con un jardín dentro de tu casa, este será, sin lugar a dudas un punto de atención importante. Las posibilidades de decoración son infinitas. Puedes usar grandes ventanales, macetas colgantes etc. Optar por un estilo minimalista es un gran acierto en estos casos, pues la decoración sencilla con suelos de cerámica o madera y tonalidades claras se adapta muy bien a lugares pequeños.

Aunque existen plantas más decorativas que otras, hay algunas que se adaptan mejor a la vida en el interior. Un ejemplo de ello es el Aloe Vera, que gracias a sus propiedades curativas te servirá además como botiquín natural. Otra de las especies que suelen usarse es la  Costilla de Adán, que te hará sentir en plena selva tropical. La Sansevieria, al ser muy resistente y fácil de cuidar es también recomendable para habitar tu jardín interior. Lo mismo ocurre con el bambú, que además aporta una belleza que conecta perfectamente con la decoración sencilla y minimalista. Y si tu jardín precisa de una planta que se adapte a climas templados, los cactus son tu mejor opción.

 

Como ves, no tienes por qué conformarte con una terraza. No necesitas una casa grande, lo importante es que conozcas y estudies bien cada rincón de tu hogar para  decidir dónde colocarlo. Desde el recibidor a las escaleras, las posibilidades son realmente amplias. No obstante, para poder disfrutar al completo de él durante mucho tiempo, es importante cuidarlo convenientemente. Por tanto, es necesario que dediques tiempo a la poda. El riego frecuente también es primordial, ya que las plantas se secan rápido. Si las condiciones atmosféricas del exterior son secas, esto afectará también a tu jardín interior aunque las plantas no se encuentren a la intemperie. Lo ideal es regarlas con poco agua pero habitualmente, y proporcionarles el abono que necesitan. El cuidado contra los insectos es algo que también debes tener en cuenta.

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra web detea@detea.com

Artículos relacionados