El aluminio, entre los materiales más reciclables del mundo

El mundo de la construcción sigue evolucionando cada día hacia nuevas tendencias y diseños, que ayudan a seguir desarrollando al sector. En plena etapa de concienciación sobre la importancia de la sostenibilidad y la eficiencia energética en la sociedad actual, el sector también busca una forma de implementar nuevas técnicas que ayuden a potenciar estas características, siendo el uso de materiales reciclables una forma ideal de apostar por medidas más ecológicas en las diferentes edificaciones.

 

Entre los múltiples materiales que podemos encontrar en una obra, uno de ellos es el aluminio, un producto que se caracteriza por su bajo peso, su resistencia a la corrosión y su durabilidad. Pero, además de ello, es fácilmente reciclable, lo que convierte a este elemento en un aliado para crear construcciones más sostenibles. A continuación, profundizaremos hablando de este material, su aplicación y sus ventajas en el sector.

 

 

Un material reciclable esencial en construcción

El ciclo del reciclaje del aluminio es un proceso natural, simple y económico, en el que el material no pierde ninguna de sus cualidades.

 

Técnicamente, el primer paso está en la recopilación de grandes cantidades de aluminio y la limpieza de este metal frente a residuos de cualquier tipo u otros materiales. En general, el aluminio usado llega principalmente de los desechos del consumo ya sea doméstico o industrial y de los recortes y virutas que se producen durante la fabricación de productos.

 

Tras recopilar una gran cantidad de aluminio hay que darle una forma óptima para que pueda ser reutilizado. El primer paso está en clasificar y reducir el volumen de las piezas. Una vez agrupados, se minimiza el tamaño de las piezas recopiladas. Es esencial este paso para que este material sea más manejable para la actividad de la maquinaria.

 

Cuando ya tienen un tamaño reducido, se funde a más de 750º para, finalmente, darle forma de lingote o tocho. Puede ser reutilizado tantas veces como sea necesario y con óptimas cualidades; y según la pureza del material, será utilizado para una aplicación u otra.

 

 

Ventajas del uso del aluminio

El aluminio es muy útil en el mundo de la construcción. Quizás por eso se ha incrementado la cantidad de aluminio incorporado en proyectos de construcción y se ha tomado conciencia de que reciclar este material es importante. De hecho, la tasa de reciclado se ha mantenido en alza en los últimos años, y ha alcanzado en 2017 44.081 toneladas de envases de aluminio, que representan el 45,9% del total.

 

El aluminio sirve para realizar muchos de los trabajos de cancelería, desde puertas, marcos, rejas y laminados, entre otros. Además, tiene otras funciones como ser uno de los elementos que están más presentes en la fabricación de oficinas y casas desmontables.

 

Asimismo, otra ventaja del reciclado de aluminio es el ahorro de energía. Al fabricar productos con aluminio reciclado se consigue ahorrar un 95% de la energía necesaria para producirlo a partir del mineral bauxita. Además de presentar unas características idóneas como elemento reciclable, el aluminio también tiene unas propiedades naturales que le han posicionado como uno de los materiales imprescindibles en el sector.

 

Por este motivo, cada vez tiene más presencia en los revestimientos de construcciones industriales, que ayudan a impulsar la eficiencia energética del edificio, gracias a sus propiedades aislantes y a la durabilidad que proporciona este material.

 

Otra de sus ventajas a destacar es su resistencia a la corrosión. La vida útil de este elemento es muy larga, ya que es capaz de permanecer estable hasta en ambientes agresivos, incluyendo atmósferas contaminadas por dióxido de carbono, que tienen poco efecto sobre él. Además, exige muy poco mantenimiento.

Por último, al ser un material ligero, en su peso está otra de sus virtudes. Esta propiedad hace que el aluminio sea fácil de transportar y manipular.

 

 

La importancia de la sostenibilidad en la construcción

El sector de la construcción camina hacia la sostenibilidad. Los conocidos como materiales innovadores son producto de investigaciones y mejoras aplicadas a los tradicionales. Buscan soluciones para enriquecer las materias primas y tratan de reducir el impacto medioambiental en la explotación de recursos naturales. Usar alternativas ecológicas en lugar de materiales convencionales es uno de los retos de la arquitectura sostenible. Las latas de aluminio pueden ser usadas como revestimiento o apilarse para hacer ladrillos metálicos y construir muros.

 

La creación de nuevos edificios, así como la conservación de los ya existentes deben ir de la mano de las energías no contaminantes. El desarrollo sostenible y la eficiencia energética forman parte de las nuevas necesidades del sector de la construcción.

En este sentido, hay que fomentar la eficiencia energética en los edificios, impulsar el uso de energías renovables, reducir el impacto medioambiental, promocionar el mantenimiento de los edificios, fomentar el mantenimiento de infraestructuras y potenciar la formación acreditable con el fin de ser más eficientes.

 

Si quieres tener más información sobre este tema, no dudes en contactarnos o puedes leer otros artículos relacionados en nuestra web detea@detea.com

 

Artículos relacionados