Desde un bosque a una piscina: 12 propuestas de arquitectos para reconstruir Notre Dame

 Tras el incendio del pasado 15 de abril que destruyó la cubierta del siglo XIX realizada por Viollet-le-Duc en la catedral parisina, arquitectos de todo el mundo se han lanzado a publicar sus propuestas en las redes sociales, no todas con igual aceptación por parte de los ciudadanos.

Como en toda situación de crisis, la catástrofe provocada por el incendio en Notre Dame, del que hoy se cumple un mes, ha traído a escena un interesante acontecimiento que invita a estudiar y reflexionar sobre posibilidades que no parecía que se pudieran contemplar, estimulando, por tanto, el avance como sociedad. De forma espontánea, multitud de arquitectos y diseñadores comenzaron a compartir sus proyectos para intervenir sobre las ruinas, igual que aparecieron textos de pensadores volcando sus reflexiones al respecto de cuál sería la estrategia de actuación ideal después del incendio.

La mayoría de las propuestas vistas hasta el momento provienen de estudios franceses, tal vez porque para ellos el impacto emocional ha sido más fuerte, porque se sienten con mayor potestad para opinar sobre un elemento que les representa o bien porque han sentido la responsabilidad de pronunciarse en relación a un tema que está generando un intenso debate dentro de su país, social y políticamente. Ninguna de las propuestas presentadas es viable, al menos en este momento, ya que se están evaluando aún los años del incendio que destruyó la cubierta del templo hace un mes.

La respuesta ha sido inmediata. Tal vez demasiado rápida. Se aprecia en el resultado de las propuestas, y su corto desarrollo, generadas a partir de estrategias muy básicas de proyecto, para resolver con gestos únicos una situación de gran complejidad que obliga a pensar sobre las razones de la herencia arquitectónica y sobre temas como la restauración, la conservación del patrimonio o las técnicas de preservación.

Es muy interesante observar también la respuesta del público frente a este espectáculo que llegó sin previo aviso. Los ciudadanos están levantando la voz, empoderados y reclamando su derecho a opinar sobre algo que consideran que es suyo, un elemento que les representa, que es parte de su patrimonio. Tras cada una de las propuestas que los diseñadores comunican a través de sus redes, se desencadenan conversaciones infinitas de particulares dando su opinión, reflexionando sobre lo oportuno o no del proyecto, conversando y respondiéndose unos a otros desde su idea de lo que debería suceder.

El debate abierto rebota entre los partidarios de recuperar y reconstruir el monumento según sus formas, volúmenes y cualidades previas al incendio —si bien ese estado ya es fruto de intervenciones encadenadas a lo largo de los siglos que hacen que no haya un estado original de la catedral—, o dar paso a respuestas provenientes de las posibilidades de la técnica y la tecnología contemporáneas, así como del entendimiento de los espacios y las estéticas del momento actual. Mientras que una tercera vía aboga por que se conserve el edificio en el estado de ruina que quedó tras el incendio —que es en el que se encuentra ahora—, como monumento al presente y al cambio que debe venir en Europa —como apunta Andrés Jaque—, en un momento de transición de un mundo que acaba y otro que empieza, como dice Paul B. Preciado.

A continuación, una selección de algunas de las propuestas:

1. Vincent Callebaut – Centro ‘eco-friendly’ de producción agrícola

 Desde un bosque a una piscina: 12 propuestas de arquitectos para reconstruir Notre Dame - DETEA, Obras, Construcción e Ingeniería

 

El arquitecto belga presenta la reconstrucción de la catedral como statementde su arquitectura, y considera que el proyecto puede ser utilizado como estandarte de las posibilidades ecológicas de la ingeniería a través de la tecnología o con estrategias de sostenibilidad. Propone así una cubierta que generará energía y contendrá una granja hidropónica (que utiliza disoluciones minerales en lugar de suelo agrícola para poder cultivar en contenedores, como sería en este caso la cubierta de Notre Dame), convirtiendo la catedral en un edifico eco-friendly que generaría más energía que la que consumiría.

La estructura sería resuelta con vigas de madera laminada en combinación con elementos de vidrio que captarían la luz y la transformarían en energía para albergar bajo ella unos huertos. En estas parcelas de cultivo crecerían alimentos que serían repartidos en la ciudad, incluso vendidos a los pies de la catedral. Un total de 25 kilos de vegetales calcula el arquitecto que serían producidos por metro cuadrado en estas instalaciones.

2. Mathieu Lehanneur – La llama

Desde un bosque a una piscina: 12 propuestas de arquitectos para reconstruir Notre Dame - DETEA, Obras, Construcción e Ingeniería

El diseñador francés ha recurrido a su pieza Fireplace aplicándole un gran cambio de escala para rendir su homenaje al monumento (y como recuerdo del propio incendio). Su diseño, la simulación de una llama de fuego hecha en piedra de lava y con acabado dorado, le sirve para proponer lo que él considera una solución que responde tanto a los partidarios de devolver la catedral a su estado original, como a los que defienden una intervención coherente con el momento actual. Sobre cómo se habitaría ese espacio no tenemos información, ya que, como muchas de estas propuestas urgentes, se quedan en una fase muy inicial de planteamiento.

Artículos relacionados