¿Cómo y por qué crear un jardín sostenible en tu hogar?

Un jardín sostenible es aquel en el que conviven tres factores: la adaptación de las especies vegetales al medio, el uso de materiales reutilizables, y sobre todo el ahorro en los recursos a aplicar; todo ello sin que suponga la pérdida de belleza o de calidad que tendría un jardín convencional.

Para la creación de nuestro propio jardín sostenible hay que tener en cuenta primero el emplazamiento (por el tipo de suelo), el tipo de clima en el que pretendemos construirlo, y el tipo de plantas que favorezcan más al entorno en el que se encuentran.

Algunos consejos de cara a optimizar nuestro jardín sostenible:

  • Reducir o no utilizar césped: su mantenimiento es delicado y requiere de mucha cantidad de agua.
  • Agrupar las plantas: por sus necesidades de riego, así se consigue que el agua que se destina a cada zona se distribuya de manera proporcional y las plantas se controlen entre ellas.
  • El riego por goteo: es el más recomendable porque es el que reparte con mayor equidad y ayuda al mantenimiento de la humedad en las raíces.
  • Plantar especies autóctonas: que se adapten bien al entorno, reduciendo así los cuidados que necesitan.
  • Contar con el ‘mantillo’: una sobre capa orgánica que eliminará las hierbas salvajes que disminuyen la calidad de los nutrientes de las plantas adyacentes, evita que el terreno se compacte y mantiene su humedad.

 

¿Por qué debería optar por un jardín sostenible en mi hogar?

Para ahorrar en la factura de agua, gastar en menos productos químicos y tener un jardín mucho más natural, saludable y vistoso.

Para obtener un jardín pero trabajado desde una conciencia ecológica y sustentable, y ayudando a la naturaleza a adaptarse a los crecientes requerimientos humanos sin alterar su proceso evolutivo.

Para más información sobre este tema no dudes en contactarnos en detea@detea.com

Artículos relacionados